9 maneras de abrazar el amor propio y agradecer a tu cuerpo

¿Con qué frecuencia te agradeces a ti misma?

9 maneras de abrazar el amor propio y agradecer a tu cuerpo

Decir “gracias” a los demás es algo que aprendes a temprana edad. Pero, ¿Con qué frecuencia te agradeces a ti misma? Sentir amor propio y agradecer al cuerpo es una práctica para el bienestar. Revela el brillo de nuestra “actitud” sobre atuendos y accesorios.

Decir “gracias” a tu cuerpo es una de las cosas más importantes que puedes hacer, especialmente cuando persigues una vida de bienestar. Este no es un hábito que se presente naturalmente, pues la sociedad nos está diciendo constantemente que cambiemos para adaptarnos a un estándar socialmente aceptado.

Como diseñadora y emprendedora me he comprometido a ayudar a cambiar las expectativas de la sociedad y hacer del amor propio y la aceptación del cuerpo un concepto general.

Aquí hay ocho formas en que puedes apreciar tu cuerpo con rituales simples para el amor propio y el bienestar.

amor propio y agradecer a tu cuerpo

1. Meditación

La meditación es una hermosa manera de centrarse. Cuando la vida es estresante o tu mente está acelerada, siempre puedes recurrir a la meditación. También es accesible para todos porque puedes hacerlo en cualquier lugar. Todo lo que necesitas hacer es encontrar un espacio tranquilo y cómodo, cerrar los ojos y simplemente respirar.

Si no sabes por dónde empezar, o simplemente prefieres la meditación guiada, te recomendaría que busques en Youtube, encontrarás meditaciones guiadas buenísimas. Hay meditaciones de 5 a 60 minutos o más para ayudarte a relajarte y reequilibrarte. Cuando te dedicas a relajar tu mente todos los días, obtendrás los beneficios de la meditación como tu propio defensor del bienestar.

2. Movimiento consciente

Mover tu cuerpo de manera consciente es muy diferente a hacer ejercicio. No se trata de obligarte a hacer algo que odias. Se trata de sintonizar con tu cuerpo y preguntarte qué necesita. Una de mis formas favoritas de mover mi cuerpo es correr. Miro el cielo, las flores, los árboles y la belleza que me rodea. Me hago presente y consciente. Me encanta cómo se siente mi cuerpo.

Encuentra una manera de moverte que haga que tanto tu cuerpo como tu mente se sientan bien. Tal vez una caminata o una clase de yoga es lo que estás buscando, si no has encontrado tu movimiento consciente de elección, sigue buscando. Porque lo mejor de encontrarlo es que puedes elegir hacer algo que disfrutas.

3. Una buena lectura

Cuando empecé a explorar el amor propio, después de tener un accidente en bus, realmente no sabía lo que significaba. Mi viaje personal de amor hacia mí misma comenzó después de un envío de la tienda a EE.UU. Salí de la oficina de correos y girando a mi derecha 3 calles más arriba, vi un libro: “La voz de tu alma” de Lain García Calvo. Lo pedí y compré. Poco sabía que mi vida cambiaría para siempre.

Encontrar un libro (¡o libros!) que hablen sobre como practicar el amor propio es una parte extremadamente importante para el bienestar de la mente. Ve a perderte en una librería. Camina por los pasillos de libros, elige un título que te inspire y comienza un cambio positivo.

View this post on Instagram

Playa + Libros 🤓 Eso si es vida 😃

A post shared by PAO🌻 (@paolazriel) on

4. Rodéate de alegría

¿Dónde pasas la mayor parte de tu tiempo? ¿Es tu escritorio en el trabajo? ¿Es tu carro? Cuando miras a tu alrededor, ¿sientes un estallido de alegría? Si no es así, el siguiente paso es crear un entorno que te guste por completo.

Mis cosas favoritas para rodearme son las flores frescas, los mensajes positivos , las imágenes de las personas que amo, aromas felices, los aceites esenciales y mis libros favoritos. Es un acto de amor propio cuando conviertes tu lugar en un ambiente cómodo lleno de las cosas que te traen alegría. ¡Cuando puedes sonreír solo mirando a tu alrededor, estás practicando el amor propio!

5. Pedir ayuda

El amor propio es pedir ayuda. Cuando tengas dificultades, te sorprenderá de que mucha gente inesperada quiera estar allí para ti. Puede ser difícil ser vulnerable y pedir ayuda, pero una de las mejores maneras de superar un momento difícil es obtener el apoyo que necesitas.

Está bien no estar bien. El punto es que no tienes que pasarlo sola. Pedir el apoyo que necesitas es un regalo que puedes darte a ti misma.

6. Encuentra tu lugar feliz

Todos debemos tener ese lugar al que podamos ir y sentirnos bienaventurados. Cuando necesito un estimulante o un lugar para rejuvenecer mi alma, hago un corto viaje a la ciudad de Cusco y si no me dan los tiempos me dirijo a una cafetería. Algo sobre sentarme en una mesa, rodeada de energía positiva, trabajar en mi computadora y tomar un café con leche llena mis necesidades.

Piensa en dónde te gusta ir. ¿Es un paseo por la playa? ¿Un lugar de reunión con amigos? ¿Entrenar? ¿Una clase de arte? El amor propio se trata de llenar tu propia taza. Cuando tu taza está llena, puedes servir mejor a los demás.

7. Disminuir la velocidad

Vivimos en un ambiente que va muy aprisa. Date permiso para frenar, disfrutar los momentos especiales y cuidarte. Aquí hay algunas maneras diferentes de frenar en tu vida diaria.

  • Comer despacio. Cada vez que comas, asegúrate de sentarte sin distracciones. Asegúrate de masticar lentamente y saborear lo que estás comiendo. Esta práctica simple hará un cambio en cómo te sientes en tu cuerpo todos los días.
  • Respirar. Durante tu día, tómate un par de minutos para simplemente respirar. Toma 10 respiraciones profundas e ingresa aire a tu cuerpo. Permítete volver a centrarte y enfocarte antes de continuar con sus tareas diarias.
  • Descanso. Si puedes decir que tu cuerpo o tu mente están demasiado agotados, es importante que te permitas darle a tu cuerpo lo que necesita. Ir a la cama temprano sin lavar los platos está bien. Saltar tu entrenamiento para poder llegar temprano a casa a comer en el sofá está bien. Está bien dejar que tu cuerpo descanse. Después de todo, es el recipiente que nos transporta a través de cada momento: necesita tu atención y amor. Descansar a tu manera te ayudará a rejuvenecer mucho más rápido y sentirte bien en tu cuerpo.

8. Háblale a tu reflejo.

Estoy segura de que te miras en el espejo todos los días. Esta puede ser una experiencia muy negativa para muchas debido al diálogo interior cruel que escuchas. No escuches esas palabras. En cambio, cuando te miras en el espejo, mírate a ti misma a los ojos y di “Te amo”. ¡Hazlo, incluso si te sientes tonta!

Se ha comprobado que el diálogo interno funciona. También puedes poner algunas notas en tu espejo con recordatorios positivos y amorosos. Despertarte cada día con un mensaje amable y amoroso para ti y tu cuerpo cambiará la relación que tengas contigo de la manera más positiva.

9. Gratitud

Tener una rutina matutina y nocturna dedicada a la gratitud es una manera asombrosa de aumentar tu amor propio. Y todo lo que necesitas es un diario para comenzar.

Cuando te despiertes cada mañana y cada noche antes de dormir, escribe tres cosas por las que estás agradecida. Es una hermosa manera de honrarte a ti misma y a tu vida. ¡Es un momento perfecto para decir gracias a tu cuerpo!

Para llevar…

Recuerda, el amor propio es un concepto multifacético. Al igual que cualquier otra relación en tu vida, la que tienes contigo misma requiere de crianza, paciencia y amabilidad. Hay muchas maneras de practicar el amor propio, y estas son solo algunas. Explora diferentes métodos para cuidar de ti misma y encuentra lo que te haga sentir alegre y saludable, en tu mente, cuerpo y alma.

Puedes comenzar con un simple “gracias”.

Para más contenido visita nuestro BLOG!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *